¿Qué son las capitulaciones matrimoniales?

Share Button

Banús Advocats. Bufete en Barcelona. Expertos en Capitulaciones Matrimoniales

Aunque parezca materialista, el matrimonio comporta la existencia de unas relaciones económicas entre los cónyuges y de éstos con terceros, por lo que es importante definir su régimen económico.

Esta realidad aflora con frecuencia en momentos críticos, como en los casos en que el matrimonio debe asumir deudas o responder por ellas, en los supuestos de separación o divorcio de los cónyuges o cuando fallece uno de ellos. En entonces cuando la trascendencia del régimen económico del matrimonio se hace patente.

Para analizar cómo funciona esta figura legal y sus consecuencias, en primer lugar, debemos tener claro cuál es el régimen económico del matrimonio en concreto.

La regla general es que los cónyuges estipularán cuál es el régimen económico que les vincula mediante las capitulaciones matrimoniales. Se trata de un pacto consensuado que, para que sea válido, deberá otorgarse mediante escritura pública. El trámite es tan sencillo como acudir a un notario y firmar los acuerdos a los que los futuros cónyuges hayan llegado de forma libre y consensuada.

Además de la intervención del notario, para la validez de las capitulaciones matrimoniales también es requisito que se inscriban en el Registro Civil. Dicha inscripción se practicará en la hoja en la que consta la inscripción del matrimonio.

“El trámite es tan sencillo como acudir a un notario y firmar los acuerdos a los que los futuros cónyuges hayan llegado de forma libre y consensuada”

Si no se realiza este acuerdo formal, el matrimonio se regirá por el sistema económico previsto en la legislación que sea aplicable según la vecindad civil de los cónyuges. Así, mientras en Catalunya i Baleares será aplicable el régimen de separación de bienes, en el resto de España lo será el de la sociedad de gananciales.

¿Cuándo deben realizarse las capitulaciones matrimoniales? ¿Antes o después de celebrado el matrimonio?

Es indiferente cuándo se realicen, por lo que queda a criterio de los cónyuges.

Así, hay quien prefiere establecer estas capitulaciones matrimoniales antes de celebrar el matrimonio. En este caso, quedarán sin efecto si el matrimonio no se celebra en el plazo de un año.

En cambio, hay matrimonios que se ven en circunstancias que les deciden a modificar el régimen económico que les vincula. En estos casos, es perfectamente factible realizar capitulaciones matrimoniales para pasar de un régimen de gananciales a uno de separación de bienes –o viceversa- o establecer cualquier otro acuerdo económico pactado de forma consensuada entre los cónyuges.

Sin embargo, hay algunas diferencias a tener en cuenta entre establecer capitulaciones matrimoniales antes o después del matrimonio. Estas diferencias tienen que ver con el importe del trámite, con cuestiones relacionadas con la titularidad de bienes que deberán modificarse y con ciertas limitaciones a la posibilidad de cambiar el régimen económico del matrimonio si con ello cabe la posibilidad de fraude. Estas circunstancias las trataremos en un próximo post.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *