Mediación en los conflictos en las comunidades de propietarios

Share Button

El administrador ante los conflictos en las comunidades de propietariosActualmente, “la búsqueda rápida” de la resolución de conflictos que, por diferentes motivos, se dan en las comunidades de propietarios ocupa una parte importante del tiempo de los administradores de fincas. Se habla de 7’2 horas al día de gestionando quejas y conflictos, lo que supone un gasto considerable en tiempo y dinero. Cuantos más conflictos haya y más tiempo perduren, mayor coste económico de gestión y resolución.

En este contexto, el buen gobierno de las comunidades depende cada vez más de la capacidad de encontrar soluciones a los conflictos que se dan y por la calidad de los procesos de gestión y resolución de los mismos.

Éxito o fracaso

Si bien esta situación puede parecer, desde el punto de vista de la gestión de comunidades, muy positiva para el administrador, solo lo será siempre y cuando se encuentren y propongan soluciones “rápidas” y satisfactorias.

Cada vez más la contratación de los servicios de un administrador de fincas u otro dependerá de su capacidad para gestionar los conflictos entre los vecinos

 

Alcanzar o no una solución rápida puede determinar la percepción de eficacia y satisfacción de los propietarios sobre el trabajo del administrador. Igualmente, cuando no se obtienen resultados inmediatos, puede comportar un estado de insatisfacción hacia el servicio que ofrece. Si esta situación se prolonga en el tiempo, crece la percepción de falta de calidad en el servicio, ya que la idea de conflicto queda asociada al servicio ineficaz del administrador.

En consecuencia, cada vez más la contratación de los servicios de un administrador u otro dependerá de su capacidad para gestionar los conflictos. La obtención de una solución supone el éxito del administrador. Al contrario, la falta de resolución del conflicto y la aparición de nuevos problemas significa el fracaso de su gestión ante los propietarios, lo que puede significar su sustitución por un nuevo profesional.

La mediación en la resolución de los conflictos vecinales

En síntesis, el conflicto se ha convertido en una coordenada básica en la actividad de los administradores de fincas, y la resolución de conflictos en un espacio central y una tarea esencial de su función profesional, con un elevado coste añadido.

Solo desde este punto de vista se entiende el esfuerzo –tiempo, recursos y dinero- que los administradores dedicamos a la resolución de estos conflictos, ya que del éxito o el fracaso de este proceso depende cada vez más el mantenimiento del servicio y las nuevas contrataciones.

En este contexto, hay que dotar a los administradores de fincas de nuevos y mejores instrumentos y estrategias para gestionar conflictos y reducir el coste económico asociado. Nosotros apostamos por la formación del administrador en técnicas de mediación y resolución de conflictos o bien la contratación externa de un profesional especializado en la materia.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *